Desempleo de larga duración y contratación temporal

 

Gaindegia

La evolución del paro durante los últimos años en Euskal Herria deja en su transcurso una de cal y otra de arena. Dirigiendo el foco a la tasa de desempleo, se puede afirmar que tras unos años duros, el dato refleja una evolución positiva. Sin embargo, la destrucción de puestos de trabajo en el sector industrial –en ACB, TRV, Arcelor, etc- y la precariedad de los nuevos empleos creados, entre otros parámetros, ponen en duda dicho factor positivo.

De hecho, aunque el devenir de la tasa de desempleo en Euskal Herria muestre una tendencia positiva hasta el punto de haber logrado reducirlo hasta el 14%, no se puede dejar de lado que sigue siendo el doble en comparación con el dato de 2008, antes de que la crisis comenzara a hacerse notar con fuerza.

 

Diferencias notables entre territorios

Haciendo un análisis pormenorizado por territorios, salta a la vista que cada uno lleva su propio camino. En Ipar Euskal Herria la progresión ascendente de la tasa desempleo ha sido menos pronunciada que en los territorios del sur dentro el periodo comprendido entre 2008 y 2015, y actualmente mantiene dicha tendencia, aunque sea débilmente. En Hego Euskal Herria, en cambio, surgen grandes diferencias entre territorios en base a la estructura productiva y demográfica de cada uno de ellos: por un lado estarían Nafarroa Garaia y Gipuzkoa. Por otro, Bizkaia y Araba.

A este respecto, y al objeto de conformar una fotografía lo más aproximada posible a la realidad, Gaindegia ha analizado dos fenómenos que influyen directamente en la situación de desempleo: el paro de larga duración y los contratos temporales.

En el análisis Gaindegia ha tomado buena nota de la situación de las personas que llevan más de un año en paro. Y, junto al mencionado parámetro y con el propòsito de comprender mejor los tiempos actuales, refleja la realidad de la contratación temporal haciendo una comparativa con periodos previos a la crisis. Además de la comparación en el tiempo, los datos recabados por el Observatorio para el desarrollo socio-económico de Euskal Herria se comparan con los datos de otros Estados y regiones de Europa.

 

Paro de larga duración

Dentro de los trabajadores vascos en situación de desempleo, aquellos que pertenecen al grupo de los de parados de larga duración suponen la mitad del total. Este índice es proporcionalmente uno de los más altos en relación a los territorios de referencia, y sitúan a Euskal Herria a la par de los Estados y las regiones del sur del continente. De hecho, aunque los índices de desempleo entre ambos países difieren notablemente, la proporción de parados de larga duración equipara a Euskal Herria con España, al igual que le pasa a Cataluña.

Además de lo anteriormente reflejado, cabe destacar que en las referencias del norte de Europa, a día de hoy y dentro del número total de parados, la tasa de los de larga duración en los mismos es la mitad que en Euskal Herria.

 

Contratación temporal

En la pasada década la tasa de contratación temporal creció notablemente. La evolución de la misma se debe a diversos factores pero se puede afirmar que la fortaleza de la economía, al igual que posibilitó el crecimiento en el ámbito de las contrataciones, también dio pie al incremento de la temporalidad.

A día de hoy, Euskal Herria se dirige hacia una senda con niveles de empleo anteriores a la crisis, pero una vez más, la temporalidad incentivada por la legislación laboral nos aleja de Europa. En lo referido a temporalidad laboral, las diferencias entre territorios vascos no son banales. Mientras en Hego Euskal Herria la tasa se sitúa en el 24,7%, en Ipar Euskal Herria se mantiene 10 puntos por debajo (14,7%).

 

Mirando a Europa

La tasa de desempleo juvenil, en la misma línea de años anteriores, sigue aquí en torno al doble de la tasa europea. Cabe destacar que dentro de la franja de edad comprendida entre los 15 y 24 años, uno de cada tres engrosan las listas del paro.

Tal y como se puede observar en la infografía adyacente, la evolución del empleo, del Producto Interior Bruto (PIB) y de la productividad de la mano de obra colocan a Euskal Herria y Europa en sendas distintas. A tenor de lo que reflejan dichos índices, aunque en nuestro país la productividad de la mano de obra ha evolucionado favorablemente, no ha logrado llegar a niveles de 2008 en materia de empleo y PIB. Al contrario, en la Europa de los 28, el PIB se ha incrementado manifiestamente, la productividad ha crecido en torno a los diez puntos y el empleo está únicamente a 2,3 puntos por debajo de lo que lo estaba en 2008.
 

Mirando al futuro

Las legislaciones y los proyectos económicos de cada territorio son condicionantes de primer grado a todos los niveles. En ese sentido, las capacidades de unos y otros territorios pueden ser compatibles como pueden no serlo. Dicha compatibilidad ha sufrido cambios relevantes durante los últimos años en Euskal Herria, y de cara al futuro no estaría de más prever la manera de hacer frente a los mismos, dando así sentido de país a los esfuerzos de cada uno.